Se dice que un ‘don’ es un regalo, un presente que Dios entrega a cada persona. Probablemente todos podríamos tener diferentes dones, habilidades que no han sido entregados a otros. Maradona, jugador de la selección Argentina, por ejemplo, tiene el don de poder hacer con la pelota lo que quiere, sin necesidad de extensos entrenamientos, al igual que su compatriota Leonel Messi, quien no se ha quedado simplemente con su habilidad, sino que la ha alimentado a través de los años y al ser afortunado de encontrar este don, lo ha sabido convertir en una pasión que le ha generado alegría y satisfacción a través de su vida.

Funciona igual para un locutor. Muchos piensan que grabar un comercial de televisión, interpretar un papel de doblaje, hacer la voz de un video institucional, grabar un ‘spot’ para radio o un podcast para internet es algo sencillo. Es cierto, es sencillo para quien posee el don. Es sencillo para quien ha trabajado en desarrollar esta habilidad a través de los años y la ha convertido en su pasión. Quien vive de esto y vibra con cada palabra, cada trabajo, cada marca, cada cliente para quien da lo mejor. La voz la tenemos casi todos, pero pocos pueden hacer que esta genere emociones, transmita sentimientos, venda productos y acompañe a oyentes durante largas jornadas.

[Lea también] Cómo saber cuál es la voz apropiada para una marca

Entonces, ser locutor es fácil. Tomar un micrófono y leer un texto es muy fácil, pero generar algo a una audiencia, eso sí que es difícil. Por eso, cuando las marcas piensan en una voz, deben pensar en algo: ¿Entregarían su empresa a un desconocido? ¿Entregarían su marca a cualquier persona que sea capaz solamente de abrir la puerta, sentarse en un escritorio y saber leer y escribir? ¿Cierto que no? Por eso, es importante contratar con profesionales, ya que la voz puede ser todo para su empresa, puede ser la percepción buena o mala que genere a sus clientes. ¿Cómo suena su marca?

Ahora, es posible que alguien de su empresa pueda grabar una pieza de audio y no tenga que pagar. Pero, ¿va a dejar en manos de esa persona la apariencia de su marca? ¿Qué tal se oye? Bien. En Agencia de Voces le ayudamos. ¡Tenemos voces geniales!

[Lea también] Estamos a tus órdenes